Hacer Home Office y no morir en el intento

En época de COVID-19, es decir, época de cuarentena, muchas empresas han recurrido al llamado Home Office para poder seguir trabajando desde casa y proteger a sus empleados. Ya sea que trabajes para una empresa, hayas empezado a incursionar en el mundo de freelancer o estés estudiando en línea por la situación actual, traemos para ti estos consejos para trabajar desde casa y no morir en el intento.

El trabajo en casa tiene sus ventajas, tales como ayudarnos a ser más productivos, fijar nuestros horarios, reducir costos en la empresa, gastos de transporte, comida, entre otras cosas, pero solo si lo sabemos hacer, de lo contrario, lo más probable es que terminemos procrastinando. Así que, para evitar terminar acostados viendo Netflix sin hacer nuestro trabajo, sigue estas recomendaciones:

Establece horarios

Una rutina es lo más recomendable, en especial si debemos evitar salir de casa. Establece una hora para levantarte, para desayunar, hacer ejercicio o estirarte, concentrarte en una tarea o tomar un descanso, e intenta apegarte a esa rutina tanto como puedas. Arréglate, quítate la pijama. No tienes que usar ropa formal, o la que usarías para ir a la oficina, puedes ponerte algo casual o cómodo, para estar en casa, pero que no sea la pijama, o sólo te darán ganas de regresar a la cama.

Acomoda tu oficina

Trabajar en cama o en el sofá no es lo más recomendable, en especial si lo que quieres es ser productivo y acabar a tiempo tus tareas. Debes acondicionar un espacio para que sea tu oficina, no ocupa ser muy grande, pero sí debe estar ordenado y tener todo lo que necesitas para trabajar. Computadora, laptop, una mesa, una silla cómoda, material de oficina, todo a tu alcance y ordenado, para que no pierdas tiempo levantándote a buscar algo una vez que comiences a trabajar.

Ver ideas para home office

No disponible

Si vives con tu familia o un amigo, puede ser difícil evitar interrupciones, por eso debes decirle a las personas con las que vives, el horario de tu trabajo y hacerles saber que durante ese tiempo, no estarás disponible para nada más. Si tienes tareas domésticas que hacer, procura hacerlas antes o después, pero sin interrumpir el horario que asignaste para trabajar.

De igual forma, si es hora de convivir con tu familia, no mezcles cosas de trabajo, por eso la importancia de los horarios, como si estuvieras de forma presencial en la empresa.

Descansa

Trabajar en casa puede ser agotador, y a veces no te das cuenta del tiempo que pasa. Lo mejor es tomar pequeños descansos de vez en cuando, los cuales puedes usar para relajarte un poco, estirarte, o simplemente despejar tu mente. La Técnica Pomodoro puede ser de utilidad para ti. Consiste en usar un temporizador para dividir el tiempo en intervalos, llamados “pomodoros”, 25 minutos de actividad y 5 minutos de descanso, y cada cuatro pomodoros, tomar un descanso más largo, de 15 minutos. El tiempo del pomodoro lo puedes ajustar a lo que más te convenga, si quieres pomodoros más largos o más cortos, está bien. La finalidad es concentrarte completamente en una tarea específica durante ese lapso y luego tomar un pequeño descanso.

Organiza tu casa y tu espacio

No solo tu oficina debe estar organizada, para que no te desconcentres, también el resto de tu casa, para que nada te distraiga. No queremos estar trabajando y ver un montón de ropa sucia al lado, o trastes que no se han lavado justo en frente, busca un tiempo para organizar bien tu casa, un espacio ordenado es mucho mejor para trabajar y para vivir bien. Intenta poner cada cosa en su lugar, siguiendo por ejemplo, el Método Konmari

Finaliza tu día laboral

Volviendo al tema de los horarios, cuando tu día laboral ha terminado, no sigas. Hazle saber a tu empresa o a tus clientes, en qué horario los puedes atender, y cuando termines tu jornada, deja de contestar mensajes de trabajo, correos, llamadas, etc. Al estar en casa, es posible que se extienda el tiempo de trabajo, ya que quieres aprovechar porque tienes la computadora encendida, y responder ese email, mandar ese mensaje, resolver un problema, enviar un archivo. Separa lo que es urgente de lo que no, y desconéctate cuando sea necesario, de lo contrario podrías terminar trabajando 24 horas sin descanso.

Así que ya lo sabes, para poder trabajar mejor desde casa, si tienes esa posibilidad, sigue estos consejos para aumentar tu productividad y trabajar bien, sin morir en el intento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *